Buscar

Tragedias del especismo: la vaquita marina está por extinguirse

Actualizado: 21 de mar de 2019



El mar constituye el hábitat más extenso de la Tierra y por referencias de muchos científicos fue el medio por el cual pudo surgir la vida y extenderse por todo el planeta. Con el 70% de la superficie de la Tierra, en este medio habitan millones de especies de diferentes tamaños, algunos microscópicos, algunos medianos y algunos que pesan varias toneladas. Sin embargo, esto no ha importado para que los humanos ejerzamos discriminación sobre todos esos seres y en consecuencia, a la vida marina se le considera como animales primitivos e inferiores, equipados con capacidades rudimentarias.


Puesto que viven bajo el agua, y apenas vocalizan o interactúan con nosotros, son relegados a los márgenes de nuestra percepción del mundo. No incitan ni curiosidad ni compasión. No pensamos acerca de sus experiencias ni nos preguntamos cómo son sus vidas, sus familias, son “simplemente comida”; y por esa razón sus intereses son desatendidos. Están mínimamente presentes en nuestras legislaciones por lo que su sufrimiento y la matanza de la que son víctimas, son recibidos con total indiferencia e impunidad, son considerados simples recursos, como si fueran minerales que extraer, plantas que cultivar o poco más que una opción gastronómica, sin importar que los animales marinos sufren dolor, tienen complejas vidas sociales y una inteligencia comparable a la de los animales terrestres.



El camino a la extinción de muchas especies marinas ha estado marcada por esta falta de esfuerzo por reconocerles como individuos. Hoy todo indica que hay una víctima más que pronto desaparecerá del planeta, la vaquita marina, un cetáceo que vive al extremo norte del golfo de Baja California y que es capturado de manera accidental al quedar atrapado en las redes puestas de manera ilegal por pescadores para pescar a la totoaba. Así es que, con el objetivo de satisfacer el apetito de los humanos, desde 2011, los cazadores furtivos de totoaba han exterminado casi todas las vaquitas marinas y se estima que para los próximos meses se extinga por completo. Otra de sus amenazas es el mercado Chino que cree que su vejiga, al secarse, posee poderes medicinales y los comensales pagan miles de dólares por consumirla.



El modo en que tratamos a los animales acuáticos plantea una de las cuestiones morales más urgentes de nuestra época. Es en el mar donde los humanos generamos mayor sufrimiento. Como individuos, deberíamos dejar de comer animales acuáticos. Como sociedad, debemos exigir la prohibición de la pesca y que se implementen políticas de empleo alternativas para quienes trabajan en el sector. La pesca no es sustentable ni debe ser aceptada.

Activistasqrock tiene como objetivo concienciar acerca de todos los animales, incluida la vida marina, como individuos sintientes cuyos intereses requieren consideración moral.

#activistasqrock #enfoqueabolicionista #acabemosconelespecismo #liberaciondetodaexplotacion #liberatusesclavos #antiespecistas #vivevegano #alzatuvoz #seactivista #porlosanimales #govegan #endspeciesism #animalliberation #veganosenmexico #vegansofig #veganismo #liberacionanimal #AQROCKunetealaresitencia


Escrito por:

Daniel Pereyra

Coordinador de ActivistasQRock.

Activista Antiespecista, Profesor, Filósofo, Abogado en proceso.

0 vistas

Quintana Roo, México.

© 2020 by ActivistasQRock.