Buscar

Testimonio de una ex-entrenadora de Dolphin Discovery

Actualizado: 8 de may de 2019



Mi experiencia trabajando para un delfinario, no sólo fue uno de los retos como ser humano más difíciles que pude presenciar, era algo que iba en contra con mi moral como persona. Antes de tomar esa decisión de trabajar en un delfinario, quería saber ¿qué es lo que hacen con los delfines? , ¿cómo es que los tratan?, ¿cuál es la verdad detrás de todo esto?.


Contaré mi experiencia desde el principio, tratando de empatizar con los involucrados en esta triste historia, humanos y delfines. Empezando un poco por mi, toda mi vida he tenido la necesidad de ayudar y proteger, es algo que ha ido en crecimiento conforme el paso del tiempo; hoy que soy adulta, he decidido que en esta vida quiero ayudar y proteger a los seres del mar. La razón por la cual es tanta mi empatía con los animales, es porque me aterroriza la idea humana de querer someter, querer privar de libertad y de sus derechos a los animales, hoy puedo decir que lo presencié, viví ese sometimiento y crueldad hacia los delfines.


Hace 6 meses, trabajé en Dolphin Discovery en una de las bases de Quintana Roo, específicamente en Maroma. Desde el comienzo de la entrevista te hacen pensar que serás un cuidador de mamíferos marinos, es el nombre que le ponen a el puesto de trabajo. Los requisitos para estar aquí fueron: tener estudios relacionados a veterinaria o biología, tener buen nivel de ingles y, como en todos lados, muchas ganas de trabajar. Durante la entrevista, como ellos presentan el puesto es que cuidarás, alimentarás, darás vitaminas, hidratación y podrás pasar tiempo con ellos. Todo sonaba muy alentador, como si en verdad fueras aprender algo de estas criaturas, en el momento de la verdad te preguntan si eres activista o si estas en contra del cautiverio, y claro te dicen que está estrictamente prohibido la toma de fotografías en la que tu no aparezcas, por último te hacen una prueba de resistencia en la que tienes que nadar y hacer un poco de apnea.



Pasan un par de días y tú ya estás empezando tu propio entrenamiento de ir a darle órdenes a los delfines para que realicen las actividades en el agua con la gente. Puedes notar que lo que les interesa a estas empresas es que aprendas rápido y vayas a un ritmo porque en una semana estarás siendo entrenador de delfines; esa es la realidad.


Lo desalentador de esta noticia, de la cual te percatas en un par de días, es que no te enseñan a cuidarlos, mucho menos a darte un buen entrenamiento a ti, la realidad es que ellos quieren que tú aprendas bien a dar las órdenes a los delfines para que realicen las actividades correctamente, hablando en el lenguaje de entrenador “a criterio”.


Conforme pasa el tiempo ya pasaste un par de escenarios con los delfines, entiendes que tú y el delfín son un equipo, todo lo que estás sintiendo en ese momento de estar con la gente y realizar las actividades, se lo transmites a el delfín, ellos pueden sentir tus emociones. En momentos de frustración, desesperación, no estar en control de las 20 personas, niños y adultos, desgraciadamente los delfines son los más afectados aquí. Todas las órdenes las tienes que dar bien porque si no lo haces correctamente el delfín no se le da su premio, que es el alimento que consumen al día; todas las actividades el delfín las tiene que hacer bien o bien. El “a criterio” es muy similar a la esclavitud, prácticamente se le premia al delfín cada vez que hace bien una actividad, es como dar una cucharada de sopa cada que realizan bien el ejercicio.


Las actividades son variables dependiendo del paquete que los visitantes hayan pagado, en general a todos se les incluye 5 actividades de cajón, handtarget, handshake, kiss, smile, dance; si pagan por un paquete es más caro, se realizan otras actividades en las que a veces se necesitan dos delfines para alzar a una persona del agua, a esto se le conoce como footpush o bien el boggie que es deslizarte por la alberca y el delfín te va empujando con su rostrum.



Día con día empatizas más y más con los delfines, conoces su personalidad, lo que no le gusta hacer, su estado de ánimo, el sonido particular de su espiráculo, con que otros delfines socializa, las características físicas que lo hacen diferente de los otros delfines, etc. El nombre del delfín con el que yo trabajé es Amadeus, tiene tan solo 5 años de edad, el tiene una personalidad dispersa, es un delfín sumiso dentro del grupo de delfines, su pareja social se llama Diego, tienen la misma edad que Amadeus.


Trabajando con Amadeus noté que, es extraño decirlo, su personalidad y la mía son parecidas, yo podía notar cuando no quería hacer algo, porque le daba miedo que lo patearan, no le gustaba que lo tocaran, estaba al tanto de que hacían los demás delfines, o simplemente  se quedaba en el fondo de la piscina cansado de la gente, esperando a que le diera la siguiente orden. Es cuando tuve un entendimiento con él, me daba mucha tristeza ver como trabajaba los 8 días de la semana por su comida, simplemente para que lo alimentaran.


El promedio que le dábamos de comer a los delfines, dependía de peso y tamaño, lo normal eran 10 a 18 kilos de pescado, arlequín, arenque y pulpo. Había veces en que los entrenadores no le daban su dieta completa al delfín, esto es privar del alimento al animal literalmente. Pasaba cuando el delfín estaba asocial, que en términos normales es desobediente, simplemente era como una forma de castigo.


Cada día a los delfines se les hidrata con agua de garrafón, litro y medio dos litros, dependiendo del tamaño. El procedimiento para hidratar al delfín era dar la orden de abrir boca, meterle una sonda hasta donde empieza el estomago y vaciarle el agua con la sonda, esto era una rutina, se realizaba una vez al finalizar el día, al igual que las vitaminas, que se le administraban por medio del pescado que se le daba; al hablar de las vitaminas, solo el veterinario sabe lo que se les da.

Cada día por las mañana lo primero que se hacía era verificar marcas sociales en los delfines, entre ellos se marcan porque, como sabemos, los delfines son seres sociales, esto significa que tienen una gran capacidad de comunicarse entre ellos; existen peleas, mimos, protección, maternidad, juegos, sexo, entre muchos otros comportamientos. Si en dado caso el delfín tenia marcas de pelea se hacía saber, si estas marcas eran muy agresivas o prominentes, ese día el delfín no realizará actividades, pregúntense ¿por qué?.


Se esconde al delfín para que los visitantes no vean las marcas y pregunten que es lo que pasa con esas marcas. La gente hace todo tipo de preguntas, dentro de las mas habituales son ¿por qué tiene marcas?, ¿cuánto tiempo vive un delfín?, ¿qué comen los delfines?, ¿les gusta hacer esto?, ¿todos nacen en cautiverio?, ¿cuántos delfines hay?, ¿es normal ese comportamiento?. Para todo tipo de preguntas, existía un tipo de respuesta la cual no es la verdad, ¿imagínense que a todas estas preguntas las respondiéramos con la verdad? estos lugares tendrían una fama completamente diferente. Yo le llamo la respuesta disfrazada; nos dan una hoja en la cual esta prohibido decir ciertas palabras, como por ejemplo:

  • "Cautiverio" era "Cuidado humano".

  • "Nacidos en cautiverio" era "Criados en cautiverio".

  • "Piscina" era "Hábitat".

  • Etc.


Cabe decir que toda la información que dan de los delfines a los visitantes es falsa, dado que quieren cubrir la crueldad a la que someten a los delfines día con día. Para ellos todos sus delfines duran en cautiverio de 20 a 40 años, esto es una total mentira. Los delfines que viven en libertad tienen mejor calidad de vida en su hábitat natural; es bien sabido que a muchos delfines los capturan, los separan de sus familias en el océano, para después entrenarlos, esclavizarlos y hacerles entender que si no obedecen no comerán, esa es la realidad de estas empresas millonarias, que no les importa traer a niños para que se se mal informen y crezcan pensando que encerrar a un delfín en una piscina está bien, porque esa sonrisa ellos no se la pueden quitar, desgraciadamente. Estos lugares demuestran la poca calidad humana de quien les posee, de toda la gente detrás de esto que lo permite.


Los delfines sufren de enfermedades estomacales, cutáneas, maltratos sociales, porque no es el medio ambiente en el que deben de estar, cada animal enfermo es forzado a trabajar y si este permanece enfermo los mueven de locación, traen a otro delfín y se tienen que volver adaptar a la manada; son separados de sus madres a la edad de 2 años cuando siguen necesitando la protección de ellas, sin mencionar que algunos sufren de muertes prematuras. Las madres con crías son forzadas a realizar las actividades, teniendo a su cría a lado para que aprenda a vivir en cautiverio.

En la forma que los seres humanos tratamos a otros animales es como se puede medir nuestra calidad humana, hemos caído muy bajo permitiendo que esto suceda. Pero está en nosotros remediarlo, está en nosotros que conocemos la verdad esparcir la información y detener la crueldad hacia los animales para tener mejores personas habitando este mundo tan bonito.

#activistasqrock #enfoqueabolicionista #acabemosconelespecismo #liberaciondetodaexplotacion #liberatusesclavos #antiespecistas #vivevegano #alzatuvoz #seactivista #porlosanimales #govegan #endspeciesism #animalliberation #veganosenmexico #vegansofig #veganismo #liberacionanimal #AQROCKunetealaresitencia


Escrito por:

Anónimo

Ex-entrenadora de Dolphin Discovery.

4,243 vistas

Quintana Roo, México.

© 2019 by ActivistasQRock.